miércoles, 20 de noviembre de 2013

Reflexionando

Entre fogones y retales soy mamá, esposa, hija, amiga…pero sobretodo soy mamá. Aunque no la que quisiera.

Últimamente no me estoy portando bien; grito, salto a todas, no tengo paciencia… Y ellos no tienen la culpa.
Y yo no me gusto.

No se van a dormir porque se lo están pasando bien y no quieren que el juego termine.
Tardan en elegir su ropa porque tienen sus propios gustos y ,como a los adultos, les gusta crear su propio look.
No quieren vestirse solos porque es mejor que les vista mamá y así entre prenda y prenda siempre cae algún besito.
No quieren levantarse temprano porque tienen sueño y hace frío.
No corren para hacer las cosas porque no saben cuanto duran los minutos, ni cuantas hora tiene el día, ni qué pasará mañana; viven el presente y así son felices.

Y yo me enfurezco y pierdo los nervios porque vivo contando los minutos, pensando qué haré luego, creyendo que “me están tomando la medida” y yo así no puedo ser feliz.

Pido perdón siempre, no me cuesta trabajo, creo que es importante hacerlo si me equivoco y así les enseño que no hay nada de malo en las disculpas pero no debería hacerlo. No debería pedir perdón porque no tendría que haber un motivo. No tendría que haber gritado ni haberle contestado de malas maneras.


Y después de entonar este “mea culpa” me despido con la satisfacción de saber que ayer no hubo ni un solo grito, ni una mala cara, nadie lloró y hemos dormido mejor que nunca.

12 comentarios:

  1. Enhorabuena, todo es un comienzo. No te agobies, no te sientas culpable, en todas las casas hay gritos, prisas... asi nos lleva la vida....
    Yo he tardado en darme cuenta que hay cosas que no valen la pena, que todo se puede hacer mas fácil y sin enfados. Parate un poco a pensarlo y verás. Seguro que os va todo mucho mejor... Aunque dias malos los tenemos todos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final todo cuesta lo mismo y te hacen el mismo caso tanto si gritas como si no así que no merece la pena, lo malo es que a veces no lo puedo controlar...
      Un beso guapa!!

      Eliminar
  2. Buena reflexión que por cierto yo tb he hecho algun dia!!!.
    Hay que tener paciencia y disfrutar de nuestros retoños. .pq cuando se hagan mayores vamos a echar mucho de menos todas las cosas que hacían y lo mucho que nos necesitaban de pequeños!!!.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii y sabes algo que me ronda la cabeza? que no quiero que me recuerden siempre enfadada!!!

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho, muy buena reflexión.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Sabes, me siento identificada con lo que cuentas. No nos ponemos en su piel casi nunca y desde luego deberíamos hacerlo más a menudo. No nos toman el pelo, ni nos quieren hacer rabiar...son niños, no entienden de horas y tiempo...aunque lleguemos tarde al cole casi todos los días...jejeje
    Yo también quiero dejar de gritar y estar enfadada, y ellos lo necesitan
    Animo. Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! No sabía sí me había explicado bien pero veo que sí.
      Un beso!!

      Eliminar
  5. Y a que mamá no le ha pasado esto? Lo que pasa es que nosotras también tenemos momentos en los que somos capaces de llevarlo mejor y otros en los que es inevitable perder los nervios y acabamos tal y como tu explicas. Pero los peques al menos los mios, nunca tienen prisa, no entienden de responsabilidades, de llegar al trabajo a tiempo o que existe vida más allá de su propia existencia.
    Ánimo que ya maduraran nuestros peques y entre tanto vamos a disfrutarlos y no a sufrirlos, no crees? Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, de eso se trata, de cambiar el chip y ponernos un poquito en su lugar que ellos son lo principal!!!

      Eliminar
  6. Querida Mamen. Te entiendo porque a mi me pasa lo mismo por rachas. La vida estresada que llevamos, el querer llegar a todo, la falta de tribu..., se hace muy dura. Yo, muchas veces tengo que pararme a que reflexionar y darme cuenta de lo que realmente es importante y tratar de delegar o ¿ porqué no ? dejar de hacer otras cosas para disfrutar un poco de mi familia. Son estas veces que te pones el mundo por montera, pasas de todo y te dedicas a la "vida alegre" con tus hijos. No siempre se puede dejar todo de lado, pero hacerlo de vez en cuando a mi me resulta sanador. Un fuerte abrazo y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, esta vida nos tiene demasiado atareadas y a veces dejamos de lado lo realmente importante.
      Un beso!!!

      Eliminar